Se acabó el sueño: en Tucumán la soja ya no es el cultivo más rentable

Un contundente informe muestra como, además de caer la superficie cultivada en la provincia, disminuyó el rendimiento.

Image description

Corría la campaña 2008/2009 y el boom de la soja parecía no terminar nunca, el campo había librado y ganado una guerra contra el gobierno, que culminó aquella noche en el Senado de la Nación con el voto “no positivo” de Julio Cobos que dejó sin efecto las retenciones móviles establecidas por la resolución ministerial 125, conocida coloquialmente como “La 125”.

En aquellos años Tucumán alcanzó un récord de 293.220 hectáreas sembradas, una superficie nada despreciable, que supera en casi 90 mil hectáreas a la cantidad de tierra que se utiliza hoy para la producción sojera provincial.

La caída en la cantidad de superficie cultivada con el “yuyo”, como solía decirle la expresidenta, Cristina Kirchner, se explica en la pérdida de rentabilidad que tuvo esta actividad con respecto a otras dentro del rubro agrícola. La Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, emitió un contundente informe que habla sobre la caída de los rindes, que ahora ponemos a disposición de todos los lectores de InTucumán:

El continuo monocultivo de soja resistente al glifosato (RG) que comenzó a fines de los 90 y que se extendió durante dos décadas, tuvo varias consecuencias, como la aparición de plagas de difícil control y también de resistencias de éstas a los productos químicos. La situación llevó a un aumento en el costo de manejo del cultivo de soja por la necesidad de recurrir a la aplicación de más productos o bien de productos más específicos en general más caros. En un primer momento fueron las enfermedades, luego los insectos y más recientemente las malezas. Hay que agregar que durante buena parte del período las retenciones aplicadas a los granos volvieron económicamente inviable la necesaria rotación con maíz, lo que hubiera mitigado este incremento de plagas. Por otro lado, las extremas sequías de las campañas 2011/12 - 2012/13 seguidas por un año 2013/14 climáticamente poco favorable y la caída del precio internacional de los granos, fueron determinantes en la caída de la rentabilidad y del área sembrada con soja en la provincia de Tucumán. También hizo su aporte a esta disminución el avance del cultivo de caña de azúcar en el área con granos y, en las últimas campañas la mayor superficie con maíz.

En lo que respecta a costos, si bien hay una disminución en el precio de herbicidas, insecticidas y también de la semilla, hay una suba en el precio de los servicios de pulverización, siembra y también en la administración y la estructura por aumento de la mano de obra y el gasoil, lo que determina que los costos 2018 hasta el momento sean similares a los de 2017.

Según el manejo que se prevea realizar en el cultivo, suponiendo que no hubo cultivo de invierno y considerando un periodo que abarque barbecho, siembra, protección del cultivo y cosecha, el gasto se ubica entre 300 y 400 USD/ha, sin incluir el IVA. A este gasto hay

que agregar el flete, la administración y estructura y el arriendo si es que se produce en ese sistema. En este rango de costos los valores cercanos o mayores a 400 USD/ha, pueden deberse a la ocurrencia de mayores problemas de plagas (insectos y malezas) y por lo tanto más erogaciones para controlarlas. También puede estar relacionado con el empleo de más insumos con la expectativa de mayores rindes, considerando empleo de semilla de soja fiscalizada ya sea RR1 o INTACTA RR2 PRO[i], además del agregado de fertilización y/o aplicación de fungicidas para obtener mejor calidad de grano. Valores próximos a los 270 USD/ha corresponden al uso de semilla propia RR1, y al menor uso de insumos: porque los problemas de malezas y las complicaciones con orugas son poco significativas, no tienen picudo negro y no necesitan ser fertilizados. Este último manejo está muy restringido porque los problemas de plagas difíciles de controlar y resistentes se encuentran muy generalizados. Además, en una importante parte de la provincia, en el área con granos, los suelos tienen bajos niveles de fósforo.

Desglosando los ítems

- Semilla

El gasto en semilla es menor al de la campaña pasada: puede variar entre 16 y 20 USD/ha para la semilla propia, en 37,5 USD/ha para la tecnología RR1 y en 60 USD/ha para INTACTA (considerando un rinde de 2,7 t/ha y un canon de 8,5 USD/t). La bolsa de 40 kg, tanto de RR1 como de Intacta, se comercializó a igual precio con un rango que va de entre 22,5 y 28 USD/bolsa y un promedio de 25 USD/bolsa. En el caso de la tecnología INTACTA RR2 PRO, al valor de la bolsa hay que agregar el canon, cuyo valor depende del momento en que se lo haya adquirido, ubicándose entre 5,4 a 15 USD/t. De acuerdo a la encuesta de fin de campaña que realiza la Sección Economía EEAOC, en 2017 en Tucumán el área ocupada con soja INTACTA representó un 70% del área sembrada con la oleaginosa. Además, el 50% de los encuestados respetó la realización de los refugios como lo indican las recomendaciones. Cabe señalar que la vida útil de esta tecnología, es decir la resistencia de las variedades al ataque de orugas, dependerá de la siembra de los refugios con variedades RR1 en la cantidad y a las distancias sugeridas por Monsanto. El empleo de INTACTA es más conveniente cuando el picudo negro está ausente, ya que en estos casos los tratamientos con insecticidas se reducen al de control de plagas como chinches y orugas que no sean blanco de la tecnología.

- Malezas

El gasto de control de malezas se ubicaría entre 55 y 140 USD/ha incluidos productos y aplicaciones. Estas últimas pueden variar entre 3 y 5 según se haya hecho un cultivo de invierno o no, y también de acuerdo al tratamiento que requiera la problemática particular de cada lote. El valor de las aplicaciones ronda en 5,3 USD/ha. En cuanto al precio de los herbicidas, comparando noviembre 2017 con igual mes 2016, hubo disminución en el precio de la mayoría de los productos. La aparición de una gran cantidad de productos genéricos puede reducir el costo por tratamiento.

- Insectos

En cuanto al control de plagas, el gasto puede variar entre 30 y 75 USD/ha considerando producto más aplicaciones. En el caso de INTACTA empleando un curasemilla y una aplicación para control de chinches la erogación sería 30 USD/ha. Si hubiera picudo negro en el lote este valor puede ascender a 60 UDS/ha en función a la intensidad de los ataques. Para la soja RR1 el gasto se encontraría entre 40 y 80 USD/ha según el número de aplicaciones que se realice, el tipo de producto que se emplee y la posibilidad de realizar aplicaciones conjuntas de insecticidas y herbicidas.

- Flete y arriendo

La distancia promedio de Tucumán al puerto es del orden de 850 km, de manera que un costo que marca una fuerte diferencia con la zona pampeana es el flete. El flete en tren, considerando además un flete corto al acopio, está alrededor de 50 USD/t, mientras que en camión puede ser por lo menos un 20% más, según el momento. Este valor puede sufrir cambios importantes hasta el momento de cosecha en mayo, ya que está ligado a los aumentos que puedan experimentar el gasoil y la mano de obra.

Otro costo a agregar es el arriendo, ya que buena parte de la producción se realiza en lotes arrendados. Este valor se pacta de diferentes formas siendo frecuente un 20% del rinde.

Administración y estructura

El mismo es variable, ya que cada empresa es un mundo. Cada una se gestiona de manera particular, además, la ubicación de cada campo, su situación agroecológica, determina problemáticas específicas en cada ambiente y un manejo técnico particular para cada uno. Considerando 1000 hectáreas el rango varía entre 80 a 120 USD/ha.

Rindes de indiferencia

El rendimiento de indiferencia, son las toneladas necesarias para cubrir costos. Para los gastos anteriores, con un precio de venta de 260 USD/t (futuro mayo 2018), y un valor de dólar 18,25 USD, este indicador estaría entre 1,8 y 2,3 t/ha para la producción en tierra propia. Mientras que para los mismos manejos pero en tierras arrendadas el rango se ubicaría entre 2,3 y 2,8 t/ha. Estos valores indican que la producción en arriendo en muchas situaciones no sería rentable, si consideramos que el rinde promedio de la provincia es de 2,5 t/ha.

La soja se comercializó en noviembre y diciembre alrededor de 250 USD/t y el precio futuro para mayo de 2018 está alrededor de 260 USD/t subiendo para julio a 270 USD/t, pero el valor que tendrá en la época de cosecha depende de cómo marche la cosecha en Sudamérica.

En cuanto a la compensación del 5% del valor de las retenciones (Plan Belgrano) que deben recibir los productores de la Región, de acuerdo a lo consultado, aunque el trámite para obtener el beneficio es sencillo y muchos lo han realizado, se está acreditando muy lentamente en las correspondientes cuentas.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: