El Conejo Loco, otra víctima de la crisis económica (sin proyección de inversiones y con disminución de personal)

“El comercio está siendo muy castigado, sin embargo nos seguimos brindando a nuestros clientes por la confianza que ellos depositan en nosotros” aseguró Fredi Cortes, titular de la empresa.

Image description
Fredi Cortes, encargado de llevar adelante el negocio que se inició con sus abuelos.
Image description
Fredi Cortes, tercera generación en El Conejo Loco.
Image description
Fredi Cortes, tercera generación en El Conejo Loco.

Corría el año 1958, y mientras el país vivía una importante oleada política, abría en Tucumán una nueva pizzería que, con el tiempo, se convertiría en una de las más tradicionales de la provincia. Se trata de El Conejo Loco, que este año celebra su 61° aniversario brindándose al público y que, como en sus inicios, es presa de otro torbellino: el económico.

“Tuvimos un malísimo arranque de año y todo viene para atrás. La verdad que venimos pateando las deudas para más adelante, pagando intereses monstruosos y no sé hasta cuando pasará esto” afirmó Fredi Cortes, hoy el único encargado de llevar adelante el
negocio que se inició con sus abuelos.

“Mis abuelos eran gastronómicos, tenían dos restaurantes y tenían como empleado a su hijo que era mozo (mi padre). En 1957 a mi papá le otorgan dos locales en el Mercado del Norte y ahí arranca el Conejo Loco” aseguró el empresario.

Trabajar con la familia a veces trae sus complicaciones y eso también forma parte de cualquier local comercial. “En algún momento se complica un poco trabajar con la familia, hasta que el cabecilla pone un orden para marcar el rumbo del negocio. Por suerte hoy estamos muy ordenados” aseguró Cortes.

Pese a estar ordenado y a achicar los gastos, el negocio igual sufre los coletazos de la crisis económica por la que atraviesa el país.

“Lamentablemente el consumo disminuyó considerablemente, la gente perdió poder adquisitivo, no hay plata en la calle y eso nos
golpea directamente. Sin despedir personal, tuvimos que disminuir las horas de trabajo, ajustar el salario a las horas trabajadas y tristemente sufrimos la baja de aquellas personas a las que no les era redituable y se tuvieron que ir” se resignó el propietario del local.

A pesar de ello, Fredi contó que la clave para mantener y seguir adelante con el negocio es la confianza mutua que existe entre los clientes y la empresa. “La verdad que la gente nos sigue eligiendo, nos conoce desde hace más de 60 años y eso hace que nos sigamos dedicando como en nuestros comienzos, con la misma calidad que ellos se merecen” afirmó.

El titular de la pizzería expresó que el comercio en general se ve perjudicado, pero que en su caso esa confianza de sus clientes es el motor para sacar adelante el negocio. “El comercio está siendo muy castigado, sin embargo nos seguimos brindando a nuestros clientes por la confianza que ellos depositan en nosotros" aseguró el empresario.

Por último, Cortes contó que  el 2019 los tendrá quietos, sin ningún tipo de inversión. Aseguró que, “lamentablemente, aunque uno quisiera invertir, abrir otro local y brindar trabajo a más personas, el panorama económico lo impide”. En la actualidad, El Conejo Loco cuenta con cinco locales, cuatro en Capital y uno en Yerba Buena.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: