Sebastián Budeguer adelantó el proyecto de convertir sus ingenios en una biorefinería y detalló cuál es el ADN de los empresarios

En el marco del ciclo Conociendo a empresas y empresarios de la mano de Fundación del Tucumán, Budeguer dialogó con nuestro medio y brindó detalles acerca de la actividad industrial a la que están abocados. 

Image description

En una nueva apuesta para contribuir a la comunidad de negocios de la provincia, IN Tucumán, en alianza con Fundación del Tucumán, lanzó el ciclo Conociendo a empresas y empresarios de la mano de Fundación del Tucumán. Por esta razón, Sebastián Budeguer dialogó con nuestro medio y detalló las diversas actividades a las que se dedican desde este grupo empresario. 


“Nos caracterizamos por el cultivo de la caña de azúcar, una actividad importante para la región que la desarrollamos en Jujuy y en Tucumán. Además, desarrollamos actividades agrícolas paralelas como la producción de soja, trigo, maíz, además de ganadería y, desde hace varios años, comenzamos con la producción de vid y luego la elaboración de vinos”, detalló. 

En este sentido, el empresario comentó cómo fue la llegada de su persona a la empresa, algo que se dio casi por decanto debido a la tradición empresarial de la familia. “Yo llegué casi naturalmente. Para mi la empresa, la familia y el trabajo son casi todo una misma cosa y eso se fue dando de manera absolutamente natural. Conscientemente estaba programado, tenía las ganas y el deseo de trabajar 100% dentro de la empresa familiar”, expresó. 

“Todo lo que fui aprendiendo de campo y agronomía me lo enseñó mi padre. La línea entre trabajo y ayudo o no ayudo es medio gris y borrosa, desde que jugaba cuando era chico hasta que me terminé sumando de manera completa una vez que terminé de estudiar y volví de mi posgrado, a fines del año 1999 o principios del 2.000. La verdad que fue súper natural, por gusto, por pasión, por desafío de poder innovar, de hacer las cosas diferentes y generar un impacto positivo en la sociedad desde nuestro lugar. Es una línea muy tenue la que divide el trabajo de la familia y del tiempo privado, claramente es parte de la vida”, añadió.

Budeguer no le escapa al rol que tiene como empresario y admite que existe cierto prejuicio hacia la imagen empresarial. “El rol del empresario en Tucumán y en Argentina, por algún motivo cultural o que tenga que ver con la historia, está formado por un estereotipo. Es innegable que existe un estigma y un prejuicio hacia los empresarios, pero creo que el tiempo se encarga de separar el trigo de la paja. Hoy por hoy, la sociedad, los consumidores, las regulaciones, las certificaciones, los mismos colaboradores no son compatibles con ese estereotipo o definición prejuiciosa del empresario”, señaló. 

“Hoy el empresario tiene que ser muy respetuoso de las leyes, de las normas, tiene que estar muy a la vanguardia de las necesidades del consumidor. Te diría que tiene que anticiparse a la necesidad de los consumidores, darle lo que necesita antes de que lo quiera o sepa que lo quiere. Hoy el cuidado del medioambiente, la capacitación y el desarrollo humano interno es imprescindible y eso está en el ADN de cualquier empresario”, agregó. 

Claramente, por la volatilidad de nuestro país, desempeñar ese papel no es para cualquiera y deviene en nuevas oportunidades y satisfacciones, según Budeguer. “Aquí no es el lugar más fácil del mundo para trabajar y ser empresario. Esto, por un lado, genera muchas oportunidades porque no todas las personas están predispuestas a hacerlo, por lo que para los que están dispuestos a asumir esos riesgos o llevar adelante esas tareas y ponerle el esfuerzo hay un premio. Por otro lado, hay una lamentable inestabilidad macroeconómica sostenida, deterioro de la educación de la salud pública, de la infraestructura y de la sociedad, no genera un clima apto para el desarrollo humano, empresarial, social, familiar y eso lo hace difícil”, precisó. 

Claves del éxito empresarial

Teniendo en cuenta el contexto en el que vivimos, el empresario deja en claro cuáles son las técnicas principales que se deben tener en cuenta para desarrollar la actividad empresarial con éxito. “Las claves del éxito son la agilidad, el prestar atención e intentar anticiparse a las cosas. En el caso mío en particular, tiendo a pensar en el largo plazo. Si no tenés una planificación estratégica de mediano y largo plazo, habrás sobrevivido en el corto plazo solo para salir de un problema y entrar en otro. Creo que esto es muy característico de las empresas familiares, porque no pensamos en el resultado y balance del mes que viene, sino que se piensa en las generaciones que vienen y eso te lleva a pensar en el largo plazo”, afirmó. 

Por otro lado, adentrándose en el tema de los biocombustibles, aseguró que esta industria es “el futuro, el presente y el pasado”. “Argentina fue pionera en la producción de biocombustible, pero en los idas y vueltas como país se abandonó esa producción. Años atrás se retomó este camino, en línea con lo que está ocurriendo en todo el mundo. Yo no tengo ninguna duda de la continuidad de los biocombustibles. De qué manera continúe y qué tan viable económicamente sea y qué tanta más riquezas genere en el norte de Argentina, eso sí está en discusión. Creo que el mercado es tan grande y las necesidades tan diversas que se puede lograr un equilibrio en el desarrollo de todo el país”, analizó. 

El empresario comentó que el objetivo al que aspiran desde la familia es convertir sus ingenios en una biorefinería. “Se trata de cualquier proceso donde cualquier desecho de un determinado proceso, se convierte en un insumo de un proceso siguiente generando otro producto alternativo. Entonces, se cierran los círculos y no hay desechos, subproductos, ni contaminación”, explicó. 

Finalmente, Budeguer auguró un año difícil el 2021, dado que “estamos intentando salir de una pandemia”. “En nuestro caso en particular, tenemos un año electoral, años en los que tenés, siempre, ruidos en la economía, mucha incertidumbre y eso no ayuda a recuperar la actividad. En nuestra actividad, no estamos produciendo ningún bien de lujo, de hecho estamos produciendo alimento básico. De hecho, la pandemia cambió los hábitos de consumo y comida, lo que hizo que notáramos un incremento en el consumo de azúcar. Por parte de los combustibles, está sucediendo lo mismo. El consumo tuvo una caída inicial pero luego se recuperó, por lo que estamos viendo un mercado bastante sostenido y normal en biocombustible. Soy optimista para el 2021, claramente no somos ajenos a la incertidumbre que reina en el mundo”, concluyó. 


AL TOQUE

  • Un proyecto:  Convertir nuestro Ingenio en una Biorefinería
  • Un desafío:  Posicionar nuestra Bodega como un referente Global
  • Un prócer: Manuel Belgrano
  • Un líder:  Mi padre
  • Una sociedad que admire:  Alemania
  • Un recuerdo:  El que vendrá 
  • Un sueño: Que la tucumana, se convierta en una sociedad admirable  
  • Un placer: Ver a mis hijas sonreír
  • Una comida: Spaghetti al dente con salsa de tomate
  • Una bebida: Un delicado Pinot Noir
  • Un libro:  Uno reciente, Paris era una fiesta, de Ernest Hemingway
  • Una película: Up
  • Una serie: Borgen

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: