Con el aval de casi 10 edificios entregados, DM Construcciones le hace frente a la pandemia y en 2021 apunta a entregar uno más

La firma conducida por Diego Más es consciente de la creciente demanda inmobiliaria en la provincia y por ello cuenta con grandes proyectos a futuro. 

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

Cuando en una familia la pasión se combina con la profesionalidad, el oficio y la dedicación, salen grandes cosas. Este es el caso de Diego Más quien está al frente de DM Construcciones y que, en una nueva entrega de Info Inmobiliario, le brindó detalles a nuestro medio sobre esta historia que lo tiene al frente de una empresa reconocida y prestigiosa en el rubro. 


“Todo inició con mi papá, Carlos Alberto Más, un genio con un espíritu emprendedor único, muy inteligente (fue  licenciado en física a los 19 años con promedio 10), audaz y aventurero pero sobre todo muy trabajador, responsable, honesto y con una creatividad increíble realmente. Yo aprendí todo de él, me encantaba la construcción, la arquitectura, la industrialización, las fábricas que tenemos de carpintería/herrería/marmolería / y pinturería Me gustaba aprender a innovar hacer cosas diferentes pero para eso hay que transitar el camino y más en Argentina donde todo cuesta el doble para todo emprendedor o profesional”, expresó. 

Si bien la empresa, con su padre a la cabeza, tuvo un notable crecimiento durante las décadas del 90 y del 2000, Diego señaló que siempre se volcó por esa independencia y la trasladó hacia lo laboral. “A los 20 años empecé con una pequeña pyme de aberturas, me pasaba horas en los talleres viendo y analizando desde que llegaba la madera hasta que se colocaba en la obra hasta que compré un terreno e hice 5 duplex. De ahí fue el boom de los country e hicimos casas en los diferentes barrios cerrados, siempre con la metodología de desarrollar el proyecto entero y brindarle al cliente todo tipo de facilidades de pago. En 2006 hacemos el primer edificio y nace DM que sería un apéndice de Mas & Rovira (la empresa familiar)”, detalló.  

“En esos saltos tan grandes uno va aprendiendo a los ‘golpes’ por así decirlo, pero siempre con la premisa de cumplir con la entrega de las llaves. Tuvimos años buenos y muy malos pero con mucha dedicación, esfuerzo, trabajo en equipo, orden, voluntad y, sobre todo honestidad, pudimos lograr los objetivos que es la entrega de llaves al cliente. La construcción es apasionante, electrizante donde la clave número uno es entender que el dinero no es de la empresa sino que es de los clientes, además de saber adecuarse a los cambios de sistemas, materiales, trabajo en equipo, charlas con los clientes, estar presentes ante cualquier adversidad y poner todo de nosotros para solucionar el problema. Llevamos más de 40 años en el rubro dedicados al 1000 % con responsabilidad, lealtad y honestidad. Es el punto más importante con la convicción de lograr cada proyecto y de cada uno aprender cosas nuevas. Nunca dejamos de aprender de crear y de realizar nuestros sueños”, agregó.

Actualmente, y “a pesar de todas las crisis económicas, financieras e incluida una pandemia que lleva casi 2 años, DM entregó 8 edificios, 7 casas y 1 centro logístico de 15 galpones desde el 2016 hasta la fecha”. “Ahora en octubre entregamos otro edificio con casi un total de 60.000 m2 con todo lo que implica pero siempre bajo el lema de que las obras se terminan y se entregan las llaves, aunque tengamos que retroceder 10 casilleros pero  sabiendo que el nombre es lo más preciado de una empresa. A mi modo de ver, eso genera una confianza absoluta en los clientes, inversores y proveedores”, aseguró.

El empresario añadió: “Hoy estamos trabajando mucho en el equipo interno, es muy difícil y más viviendo estos momentos de incertidumbre, pero nosotros apostamos a las relaciones humanas con nuestros empleados así todos entendamos la sinergia, la suma de energías, la potenciación de ideas para ejecutar y llevar a cabo los objetivos planteados. Como proyectos estamos desarrollando 2 centros logísticos de galpones, 3 casas en country, y preparándonos para arrancar una torre de 12.000 m2, todo con recursos propios donde vamos acopiando materiales en nuestros depósitos”.  

Inversión inmobiliaria


Más destacó que “siempre es un buen momento para invertir en ladrillos”, aunque advirtió que “hay que saber y estudiar la empresa que desarrolla el emprendimiento”. “Muchos le temen a la inversión en pozo porque empresas grandes cayeron y quedaron sin nada. Pero hay empresas en Tucumán muy muy sólidas para invertir en ladrillos. El inversor / cliente tiene que entender que no cualquiera hace un edificio y lo entrega entonces ahí es donde se complica un poco para las empresas que tienen años en esto. La inversión en ladrillos (pozo / terminado / terrenos / casas) siempre es buena ya que, básicamente, va acompañando al dólar. La inversión en pozo es un sistema de capitalización y ahorro, siempre y cuando se invierta en la indicada”, afirmó. 

“Nosotros apuntamos a todo tipo de clientes, somos muy competitivos en precio (relación:  precio / calidad y ubicación ), pero sobre todo el fuerte está en las formas de pago, porque hacemos planes personalizados recibiendo todo tipo de vehículos, propiedades y financiación propia, brindando soluciones a muchas personas. Somos permisivos si hay que refinanciar siempre poniéndonos en lugar del cliente y tratando de que el negocio sea para ambos. Tucumán es una plaza importante y muy competitiva y más ahora que se juntan entre 4 y hacen edificios o desarrollos de country, pero también es una plaza con mucha demanda ya que la mayoría que tiene otra actividad busca el refugio y sus ahorros en el ladrillo”, explicó. 


Análisis del mercado y proyectos a futuro

“El corto plazo lo estamos viviendo con una tremenda inflación. Los sueldos no suben en proporción, el peso devalúa mucho y la gente busca la seguridad en el dólar billete o en la compra de oportunidad por lo que está pasando a nivel mundial. Esta pandemia destruyó miles de pymes, proyectos y quedarán en pie aquellas que lucharon contra todo adecuándose al momento. 

Los cambios, desde la construcción en sí, no veo muchos. Quizás, la gente se vuelque más a las casas en barrios privados por la seguridad, en galpones de almacenamiento o en departamentos premium, pero lo que sí veo son  los cambios en las empresas, el trabajo en equipo, el ser más eficaz y eficiente en menos horas de trabajo, en aprovechar la evolución de la tecnología en forma permanente, el marketing digital, el trabajar desde casa, entre otras cosas. La verdad son muchísimas, varían en poco tiempo y lo más importante es tener el objetivo, ejecutarlo y cumplirlo.

El principal objetivo de DM este año es terminar un edificio que está en Italia y Junín. Para eso tenemos un equipo técnico que se dedica exclusivamente a los finales de obra y a la post venta de los 60 mil m2 entregados en 5 años. Otro objetivo es arrancar 3 casas en diferentes barrios. Pero sobre todo, el objetivo principal es seguir adelante, seguir aprendiendo, tener más contacto con nuestros clientes, recibir críticas constructivas, estar atentos a los materiales nuevos que  están saliendo y esperar que todo esto pase, valorando la salud y siendo agradecidos de ser de las pocas empresas que siguen su rumbo a pesar de las crisis, de la variación del dólar, de las grietas y la pandemia. Nosotros siempre seguimos adelante con convicción y sacrificio, cumpliendo con nuestros clientes a rajatabla”.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: