Después del ataúd de cartón, la empresa se refirió a cómo crece la demanda del polémico “kit indigente” 

La firma ofrece varias versiones de su producto, entre ellos este kit, y luego de que cobrara fama la noticia sobre la familia tucumana que solicitó a Defensa Civil el servicio de sepelio gratuito, el presidente de la compañía se refirió al tema. La empresa busca franquiciados y actualmente se encuentra negociando con Bolivia, Chile, Sudáfrica, Estados Unidos y República Dominicana. 

Image description
Image description
Image description

Hace unos días, los tucumanos manifestaron su repudio a través de las redes sociales tras haber trascendido la noticia sobre una familia de La Costanera cuando solicitó un servicio de sepelio gratuito y recibió un cajón de cartón.

El legislador José María Canelada dijo que “lo que ocurrió es inadmisible y alguien deberá dar explicaciones por este lamentable hecho”, asimismo solicitó a la comisión de Derechos Humanos de la Legislatura que se realice un pedido de informes al ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin


Por la gran repercusión que tuvo este hecho, los medios nacionales se hicieron eco de la noticia y hasta Alejandro Faks que lidera la empresa Restbox en Argentina la cual incursiona en el mundo de los negocios vendiendo ataúdes de cartón se refirió al tema luego de que en su página ofrece dos versiones de este servicio, un kit para catástrofes y un kit para indigentes.

“En realidad le pusimos ese nombre para que al buscarlo en los buscadores aparezca, pero es el mismo”, sostuvo el empresario, tras haber cobrado fama el hecho sucedido con la familia tucumana.

Actualmente, Faks es presidente de RPI un parque industrial Pyme, dentro del complejo de Pilar, y con la llegada de la pandemia, su empresa volvió a tener proyección internacional y busca exportar franquicias.

El empresario comentó que no se vende directo al público. “El valor es cuatro veces menos que lo que cuesta el cajón de madera más económico. Sirve para cremar, para inhumar o para utilizarlo dentro de un ataúd de madera, ya que a la hora de velar el cuerpo, nadie se daría cuenta. Es un tema cultural, pero no tiene sentido cremar en un ataúd de madera. Además, se sabe que te dicen que lo cremaron y lo reciclaron y revendieron. Jamás te vas a enterar. Hay un gran comercio con los ataúdes de madera”, explicó el empresario.

Asimismo, se pudo saber que la idea que tratan de imponer desde la firma es un ataúd de cartón corrugado especial. “Es un cartón con cinco capas, más resistente que la madera, pero de rápida degradación y no contamina. El cuerpo también se va a degradar, por más que el ataúd fuera hermético, hay microorganismos que degradan el cuerpo, si no hay que embalsamarlo”, explicó Faks.

Un dato que no es menor: la compañía terceriza la fabricación en la corrugadora Argenpack, la cual tiene capacidad para fabricar 10.000 ataúdes de cartón por día.

Por último, el titular de la empresa dijo que “en Argentina se usa menos de lo que se tendría que usar, se mueren en promedio 400.000 personas y yo vendo 24.000 como mucho al año. La gente es muy conservadora, los dueños de las cocherías son reacios al cambio. Es una cuestión matemática, es más barato y ecológico. No todos los cementerios aceptan el ingreso de ataúdes de cartón, así como en Tucumán no le abrieron la puerta en el cementerio, en la Chacarita tampoco lo aceptan”, manifestó el titular de la firma Restbox, que asimismo busca una legislación que lo avale. Si bien no vende directo a entidades oficiales, contó que desde el Gobierno de la Ciudad recibió varias consultas.  


Además, Alejandro Faks se refirió a la expansión de su producto hacia el exterior teniendo en cuenta el contexto actual que estamos atravesando por el coronavirus. “Desde que comenzó la pandemia me comenzaron a llamar de todas partes del mundo, estamos por exportar 1200 a Bolivia. Pero sale tan caro, que decidí dar franquicias y ya estamos por cerrar con Bolivia y estamos negociando con Sudáfrica, Estados Unidos, República Dominicana y Chile. El fee de ingreso es un dólar por habitante y les cobramos dos dólares por cada ataúd vendido. Se ahorran los gastos de envío y tienen la licencia para el uso de marca y para usar los troqueles y poder fabricarlos”, concluyó.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: