Mega combate la crisis con la tecnología del futuro y la fuerza familiar de la empresa

Si bien, reconocen que el panorama es complicado aseguran que pasaron crisis peores y confían que este momento pasará. 

Image description
Image description
Image description
Image description

Hace poco más dos décadas y camino a su 30° aniversario, Mega Materiales y Servicios inició su recorrido comercial dentro del mercado tucumano. Todo inició en 1978, cuando Adrián Sergio Castillo instaló en su casa un taller de instalaciones electrónicas hasta que, ya casado con Irma Josefina Morales, decidió que el volumen de trabajo de su taller tenga casi una evolución natural y se abra paso a la comercialización de materiales eléctricos. 

Esto sucedió en el año 1991, cuando en el local de Junin 212 nació Mega Materiales y Servicios SRL. Con esfuerzo, dedicación y orden en las cuentas la empresa fue creciendo y hoy tiene dos sucursales y un centro de distribución en la provincia y otro local en la provincia de Catamarca, en la localidad de Santa María.

Sin embargo, el presente económico que atraviesa el país golpeó fuertemente, no solo a los ciudadanos en sí, sino también a todos los sectores productivos nacionales. “Este 2019 lo estamos viviendo con mucha incertidumbre. No se puede planificar absolutamente nada porque permanentemente te cambian las variables económicas. Hay que resolver día a día, no se puede hacer la planificación”, aseguró el titular de la empresa.

Irma Josefina Morales, la esposa de Adrián, estuvo desde el principio junto a él, tanto en el taller como en Mega pero, tras recibirse de arquitecta, se sumó María Fernanda, la hija mayor del matrimonio, que se encarga de la coordinación en las ventas. En tanto que la hija menor de la pareja, María Emilia, de a poco, se empezó a involucrar y está al frente de una nueva unidad de comercialización que es la digital, a través de la web y redes sociales.

“Ser una empresa familiar es una ventaja. Dentro de la familia las cosas son claras y son conscientes de la problemática”, afirmó Castillo. A la vez, mostró su optimismo hacia el futuro, aunque advirtió que hay que tener cierta cautela. 

“El esquema es esperar pero tampoco es cuestión de paralizarse. Estas situaciones las hemos vivido varias veces en el país y siempre nos ha dado la posibilidad de recuperación. Obviamente que estas variables te pueden hacer un daño económico, esta devaluación genera un daño económico a las empresas, a la gente y hay que esperar y tratar de ser lo más cauto posible para hacer negocios, no asumir compromisos porque no hay forma de proyectarlos y es muy difícil”, destacó.

En este contexto, el empresario resaltó a las nuevas tecnologías como parte del negocio que les permite mantenerse a la vanguardia dentro del sector. “Están apareciendo nuevos productos. Distintos diseños de artefactos, distintas lámparas, nueva tecnología. Lámparas con parlantes incorporados o que se manejan con el celular, están mezclando lo que es electrónica con iluminación. También, se está incorporando la robótica que es la realidad de ejercer la fantasía para convertirse en algo real o una lámpara con sensores para prenderse sola de noche”, aseveró.

Finalmente, Castillo insistió en mostrarse esperanzado en que este presente económico pasará, aunque cerró con una importante reflexión. “Siempre soy optimista, hemos tenido situaciones más complicadas que esta. Normalmente, en este país, el proceso electoral afecta mucho a la economía, cosa que no tendría que ocurrir. Sin embargo, habría que resaltar que el origen de la inversión económica va mucho más allá de un Gobierno, por lo cual habría que tener una política con continuidad en el tiempo”, cerró. 

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: