TucuRoller, el emprendimiento tucumano que apuntó a los hogares y ahora se expande hacia empresas e industrias

El Ing. Carlos Rodrigo Coria Jiménez, dueño de la empresa comentó a IN Tucumán sobre los inicios de su firma, cómo su negocio le hizo frente a la pandemia y los desafíos para el 2021.

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

TucuRoller es un emprendimiento tucumano dedicado al diseño, fabricación e instalación de cortinas roller y bandas verticales. Su dueño, el ingeniero Carlos Rodrigo Coria Jiménez dialogó con IN Tucumán y nos contó cómo surgió su negocio, cómo impactó la pandemia en sus ventas, cuál es el público al que apunta, si los tucumanos tienen algunas preferencias de diseños en sus productos, entre otros detalles. 

¿Cómo y cuándo comenzó el emprendimiento TucuRoller, de qué se trata y quiénes están a cargo?

TucuRoller tiene sus comienzos en agosto de 2018. Surge al mismo tiempo que nació mi hijo. Siempre tuve ganas de desarrollar un emprendimiento en un área relacionada al hogar. Teníamos la idea de instalar cortinas roller en casa; las encargamos a través de internet en Buenos Aires, llegaron y las instalamos por nuestra cuenta. En ese momento me di cuenta que quería incursionar en este rubro. Sumé a parte de la familia y comenzamos. 

Tenemos entendido que también realizan cortinas personalizadas, ¿cuáles son las más elegidas por los tucumanos?

Si así es, realizamos cortinas con el diseño que el cliente desea. Ellos nos puede pasar una imagen que les guste y nosotros nos encargamos de que quede perfecta en una cortina. También tenemos una lista por temática para ayudarlo. Los tucumanos suelen elegir cortinas con diseños infantiles. Realizamos cortinas con búhos, superhéroes, logos de sus respectivos negocios, como así también diseños con flores. 

En cuanto a la comercialización ¿cuál es el público que demanda de sus productos y dónde se lo distribuye? ¿Venden al interior de la capital tucumana? 

Nuestros principales productos son las cortinas roller y las bandas verticales y paneles orientales. Trabajamos con un catálogo muy amplio que incluye telas de diversos colores y texturas, e incluso hacemos diseños especiales y personalizados a pedido de nuestros clientes. Una de las más interesantes fue una cortina que tenía impresa la Estatua de la Libertad para una clienta fan de New York. 

Diseñamos también motivos infantiles y estampados únicos. Lo último que incluimos en nuestra carta son telas mosquiteras, las cuales fabricamos íntegramente. 

Nuestro público es muy amplio. En un principio nos enfocamos en casas particulares y de veraneo y pronto ampliamos a locales comerciales de diversa índole. En la actualidad, empresas, industrias, centros médicos y estéticos, bares, estaciones de servicio, entre otros tienen su TucuRoller.

Estamos llegando a todo el interior. Realizamos trabajos en Simoca, Monteros, Concepción, Lules, Tafí del Valle. Prácticamente llegamos a todo Tucumán. 

¿TucuRoller es una empresa que tuvo que optar por el comercio electrónico para vender sus productos como lo hicieron varios sectores debido a la pandemia? Si es así, ¿por cuáles medios optaron? 

La pandemia marcó un antes y un después en esta empresa en cuanto a que tuvimos que reinventarnos para mantenernos vigentes. Por un tiempo fue una actividad no esencial por lo que no pudimos salir a vender y la empresa se detuvo un poco. Fue difícil porque había sueldos que mantener. Entonces algo había que hacer. Comenzamos a enfocarnos en crecer desde adentro: aumentamos la publicidad, se creó la página web y establecimos un sistema de organización para optimizar el trabajo. Comenzamos a fabricar telas mosquiteras pensando en el verano y en el problema que tenemos en Tucumán con los mosquitos. Invertimos y esperamos. Por fin llegó el día en el cual pudimos salir a la calle con todos los protocolos. La verdad que costó mucho porque dependíamos del transporte a nivel nacional y de la paciencia de los clientes que era mucha por suerte, y así pudimos seguir creciendo. 

¿Fabrican otros productos aparte de las cortinas? 

Comenzamos con la fabricación de telas mosquiteras como un inicio y prueba para el siguiente paso que son las aberturas de aluminio. También estamos comenzando con toldos verticales.

¿Cómo se proyecta TucuRoller para este 2021? 

El futuro de la marca apunta a una expansión del mercado incluyendo nuevos productos siempre interesados en el confort del hogar, lo cual viene sucediendo de a poco. El futuro es ver esta marca convertida en industria con llegada a todo el país. Estamos por comenzar a trabajar con aberturas de aluminio para agregar un nuevo producto en la familia. Además, acompañar este desarrollo con sistemas automatizados y optimizar las ventas mediante la incorporación de Software a través de E-commerce y la creación de aplicaciones para celulares. 

¿Cuáles son los desafíos para este año? 

El principal desafío que tenemos es la escalabilidad. Estamos proyectando llegar a todo el norte del país y la industrialización de varios procesos y la organización de la compañía. 


Si deseas visitar la página web de TucuRoller, ingresá al siguiente enlace. Y también podrás encontrar este emprendimiento tucumano en las redes sociales. 

Facebook

Instagram  

Tu opinión enriquece este artículo:

¿Adoptarías este bebé? Respiran, abren la boca y hacen pis (cómo son y cuánto cuestan los muñecos hiperrealistas que podés encargar “a medida”)

(Por Soledad Huespe) Hay gustos para todo. De eso no hay dudas. Para jugar, también. En Europa se impone una tendencia: se trata de bebés hiperrealistas hechos de silicona a pedido de cada cliente: se puede elegir el sexo, el color de ojos, de pelo y hasta de piel. El precio de cada bebé “en adopción” oscila entre los 750 y los 2.200 euros y no tenés que esperar 9 meses para tenerlo, en 2 ya está confeccionado. Impacta, ¿no?

Sano orgullo versus falsa modestia (¿es conveniente tener un perfil permanente en las redes sociales?)

(Santiago Iñiguez de Onzoño, IE University) Una parte significativa de la identidad de muchos profesionales se refleja en su actividad en las redes sociales. Se comparten fotos, opiniones, artículos, comentarios y adhesiones a las contribuciones de otros. Esto ha llevado a muchos reclutadores a examinar la presencia digital de los candidatos que aplican a puestos de trabajo en sus empresas.